top of page

La mitología nos ha sido transmitida desde una época en la que los fenómenos naturales inspiraban imágenes y personificaciones, una época en la que las culturas coevolucionaban íntimamente con su hábitat, y las historias que se contaban de una generación a la siguiente eran historias que se "escuchaban" en los patrones y ritmos de un mundo con alma. Los cuentos populares, los cuentos maravillosos, incluso las historias biográficas, son mapas de paisajes interiores y culturales. 


Las historias son secuencias de imágenes que a menudo, como en un sueño, contienen una lógica interna no verbal y no lineal, y revelan las interconexiones entre los elementos de un sistema. Las historias nos invitan a cambiar nuestra mirada más allá de las perspectivas habituales y encontrarnos con el mundo mirando a través de muchos ojos, humanos y no humanos. 

A lo largo de los siglos, los narradores tradicionales han fomentado la cohesión social al unir a las personas a través de encuentros en vivo y pudieron abordar una amplia variedad de problemas sociales a través de la metáfora y la imaginación. Como narradores contemporáneos, encarnamos y mantenemos esta corriente de transporte y nuestro objetivo es desempeñar un papel en la revitalización de la vida comunitaria.

Junto con mis colegas de la Escuela de Narración de Emerson College, lo invitamos a explorar con nosotros nuestro enfoque para generar cambios y el activismo mitopoético a través de la narración.  _d04a07d8-9cd1-3239-9149 -20813d6c673b_

 

bottom of page